Natación

Para nostálgicos, hoy que se inicia un año olímpico, el de los Juegos Tokyo, nos hemos encontrado esta joya de fotografía y de texto que publicó el ‘catedrático’ de la natación canaria que es Rafael Reyes, siempre aportando su pasión y su trabajo allá donde puede.

Lean, recuerden los que puedan, aprendan los más jóvenes y disfruten todos:

Lo primero, repasemos bien la fotografía. Ahí están, en el podio final del 4×100 metros estilos masculinos: 1º Cataluña: Pepe Bas (que sustituía a Francisco Godoy en el cajón), Pepe Pujol, Toni Culebras y Jordi Comas; 2º Canarias: Rafa Reyes, Jaume Ristol (ausente), Arturo Lang Lenton y Diego Martel. 3º  Valencia: Quique Melo, Víctor Tella, Javi Mestre y Paco Barbera. Un gran potencial de aquella época.

Los años olímpicos siempre tienen un valor diferente a los demás, quizás por aquello de ser la máxima meta a la que aspira un deportista, por lo menos a participar en unos Juegos Olímpicos.

Eso ocurría el año 1972 del siglo pasado, hace ahora 48 años, más o menos, cuando la inmediata cita olímpica de Munich’72, convocaba a lo mejor de la natación hispana en las instalaciones del Club Natación Metropole, en pleno mes de julio, para disputar los LXII Campeonatos de España de verano, clasificatorios para el equipo que nos iba a representar en la cita germana.

Y no podía ser otro sitio que Canarias y el Club Natación Metropole para darle brillantez al Campeonato, dado el potencial que de nuevo estaba mostrando Canarias a pesar de estar en minoría con respecto al resto, sobre todo Cataluña.

Se venía de un magnífico campeonato de invierno en Granollers, con presencia destacada de los dos clubes canarios del momento, la Unión Deportiva Las Palmas y el anfitrión, Metropole, sobre todo del primero que había revolucionado la élite nacional con el denominado ‘Efecto Miguel Torres’, tal era el impulso que había tomado el equipo del Julio Navarro de la mano del ex campeón catalán.

Así las cosas, la lucha entre corcheras fue algo inolvidable, para los aficionados de toda España y sobre todo para los canarios, que llenaron cada día las gradas metropolistas, junto con muchos visitantes entre los que se encontraban muchos periodistas especializados, directivos y la Federación Española al completo, que convirtieron a Las Palmas de Gran Canaria en el epicentro de la natación española por esa semana.

El potencial canario en categoría masculina se basaba en el Metropole de los hermanos Lang-Lenton, Arturo y Jorge, sobre todo Arturo que no tenía rival en mariposa y se ganó su plaza olímpica y a los que acompañaban Juan Gabriel Winter, Manolo Navarro, Juan Rafael Machado, Manolín Ramírez, Emilio Gómez, Joaquín Sarraute, Jose Mª González, etc., junto a los saltadores Juan Díaz y José Juan Cruz.

Por su parte la Unión Deportiva Las Palmas lo hacía con el equipo que ya había asombrado el año anterior en Palma y Barcelona, de la mano de Miguel Torres: Manolo Suarez, Alberto Merelles, Tato Apolinario, Jose Ferrero, Jaume Ristol, Jose Mª Vela Hidalgo, Juan Francisco Rodriguez, Andy Hefti, Rafa Reyes y Pepe Rodriguez, con Juan Moreno, Angel Martinez y José Juan Sosa en saltos.

Tanto era su potencial que acapararon los puestos de honor en la clasificación por clubes en categoría masculina, con la UD Las Palmas, segundo y Metropole, tercero, solo superados por el CN Barcelona de los Corell, Rigau, Esteller, Godoy, Nobel, Talatavull, Foraste, etcétera.

Y en el sector femenino, otro tanto de lo mismo en este caso el Metropole era campeón y la UD Las Palmas segundo, superando al tercer clasificado, el Pueblo Nuevo de Aurora Chamorro y Manolita Gutierrez, entre otras, y al Barcelona de Margarita Armengol, Ana Alqueza o el Manresa de Panadell.

El potencial de los clubes canarios en esta categoría lo decía todo, Por el Metropole estaban María Luisa Saavedra, Fátima Campos, Begoña Arrabal, Carmina Lezcano, Ana Dominguez Justa Fernández, Filis y Juan Mª Martínez, con las saltadoras Conchita García, Mario Rosi de Rada  y Saro Lang-Lenton, entre otras, mientras que las del Julio Navarro tenían nada menos que a Margaret Hefti, Teresa Devesa, Lucía Sanchez, Eduvigis Martin, Nuria Brisson, Mari Carmen Pita, Lourdes Auyanet y en saltos a Leonor Dorta y Conchita Serrano.

Como todavía convivían la puntuación de clubes con la de federaciones, los relevos se disputaban por federaciones y ahí sí que cabía duda del dominio catalán era claro al igual que en la clasificación final por Federaciones, no en vano los clubes catalanes acaparaban casi el 40 por ciento de las clasificaciones y eso daba muchos puntos, eso sí con Canarias siempre a la zaga.

En el tercer puesto del podio siempre había alguna sorpresa, con la Valencia de los Mestre, Tella, Luis San Juan. Quique Melo, etc., dominando en masculinos y la Vasco Navarra, con la sensación del momento, África Dufaure, con 12 años, junto con Natividad Iraizoz, Virginia de Luis, Armendáriz, Ederra, etc.

En fin, un año inolvidable en el plano deportivo, no solo el campeonato en sí y lo que significaba como antesala de los Juegos Olímpicos, sino porque vino a consolidar una brillante presencia de la natación canaria en el contexto nacional, una presencia que, sin duda alguna, ha dejado una huella imborrable en la historia de la natacion española.

Nota: En este enlace: historiadelanatacionencanarias.blogspot.com/2018/, pueden encontrar deliciosas historias y noticias de la natación en las islas a lo largo de la historia. Imperdible.