ActualidadDeportesSocial

Como se ha informado, en el día de ayer el Club Natación Metropole presentó escrito en el Juzgado formulando solicitud de declaración de concurso voluntario de acreedores. La petición no es una opción de libre elección: es una expresa obligación legal al estar el CNM en estado de insolvencia. Su incumplimiento acarrearía graves consecuencias.

Rotundamente falsos los comentarios que aseveran la clausura de las instalaciones a causa de la tramitación del concurso. La norma no impone el cierre. Más al contrario, promueve que el concursado continúe con normalidad su actividad si le es posible.

Aunque verbalizarlo pudiera estimarse supérfluo, conviene manifestarlo para tranquilidad general: como en sus últimos ochenta y ocho años, con igual vocación de futuro el Club seguirá abierto en su horario correspondiente para disfrute del socio y usuario, prestando sus servicios y actividades como habitualmente.

Ahora bien, la búsqueda de esa perpetuidad exige a contraprestación un sacrificio económico moderado. El estado de las cosas demanda a la masa social el razonable aporte dinerario; sin él, la pervivencia del Club queda en entredicho.

Admitida a trámite la petición y declarado el CNM en concurso se nombrará un administrador independiente supervisado por el Juez. Aunque la entidad a través de sus órganos representativos, que se mantendrán,  conservará en principio sus facultades de gobierno y disposición sobre su patrimonio, el ejercicio de éstas quedará sometido a la intervención del administrador, que podrá autorizar o denegar según tenga por conveniente.

El concurso escuda defensivamente al Club al paralizar, como regla general, las reclamaciones que se le interpongan, incluso apremios tributarios, suspendiéndose el devengo de los intereses de la deuda.

Como solución de viabilidad futura el concurso ofrece la posibilidad de un acuerdo de reestructuración de deuda con los acreedores. Se está en ello. Esta Junta no descansa, es optimista y les agradece su favorable predisposición, su sincera apuesta por la entidad.

Se trabaja para que el proceso judicial concluya con la formalización de un satisfactorio convenio con los acreedores que dé solidez a nuestra estructura financiera y control patrimonial, en definitiva que facilite la continuidad indefinida del Club, pero como se dijo antes, inevitablemente todo pasa por capitalizarlo

La Junta Directiva