Noticias

Como si el tiempo se hubiese detenido en la mitad de los años noventa. El sábado apareció, una vez más, por el Club Natación Metropole un nadador de época. Frederik Carlo Hviid Köhler, quien naciera un 9 de noviembre de 1974 en Las Palmas de Gran Canaria, y cuyo nombre está unido a una de las mejores etapas del club decano y de la natación española.

Su palmarés es muy extenso, pero baste decir que logró participar en dos ediciones de los Juegos Olímpicos, Atlanta’96 y Sidney’2000, fue designado cinco veces Mejor Nadador Español del Año y que posee la la Medalla de Plata de la Real Orden del Mérito Deportivo. Y mucho más. Frederick acudió ayer a las instalaciones del Club Natación Metropole para compartir sus

vivencias con los jóvenes deportistas isleños. Y de paso, dirigió un entrenamiento que el mismo calificó de duro, «van a sufrir mucho, pero eso siempre les hará mejores», les dijo.

El otrora campeón se divirtió dando consignas y animando a los nadadores, a los que se sometió a un entrenamiento intenso de 90 minutos, buscando siempre que ellos aprendan que sin trabajo duro y sacrificio no podrán sacar partido a sus condiciones atléticas. Frederik, junto al entrenador

del primer equipo metropolista, Rodolfo Martín, explicó sus rutinas de entrenamiento ante un equipo de jóvenes que disfrutaban de las enseñanzas de un nadador de época. «Aquí, en el agua, se suda mucho, aunque mucha gente no lo sepa».

 

Tras el entrenamiento, los deportistas y otros socios del Club Natación Metropole asistieron a un coloquio en el salón de actos donde Frederik fue desgranando sus experiencias en la natación, sus éxitos, la frustración por no poder acudir a los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, motivado por la errónea decisión de la Federación Española del momento, sus métodos de entrenamiento, la vida en Estados Unidos y muchas otras vivencias.

 

Y sobre todo, animó a los jóvenes deportistas a creer en sus posibilidades, a intentar experimentar la sensación de conseguir alcanzar sus objetivos, siempre con el trabajo duro y bien planificado como el objetivo irrenunciable «no solo en el deporte sino también en la vida día a día», dijo. Palabra de campeón.