Judo

El CN Metropole es una entidad donde se realizan una gran variedad de actividades deportivas. Una de las más reconocidas es el judo y la espera para muchos ha sido larga, pero después de la pandemia llegan las primeras alegrías para los pequeños de la sección. En la sala ‘Chano Suárez’ solo se vislumbraban caras de felicidad al comienzo y al acabar este primer encuentro con el Club de Judo Lila y no es para menos, la ocasión lo merecía.

Los cerca de 70 aprendices pudieron demostrar todas las habilidades adquiridas a lo largo de todo este tiempo. Desde el momento en el que se aliviaron las restricciones, muchos jóvenes no pararon de preguntar a su monitor, Nestor González, la fecha en la volverían a intercambiar llaves con chicos de otras entidades de la Isla. “¿Cuándo volverán los campeonatos?”, fueron de las consultas más repetidas por los chicos y chicas.

En estos tiempos marcados por el repunte de casos por la covid, el entrenador Néstor González ha tenido que ajustar la práctica del deporte siguiendo las medidas de prevención marcadas por el Gobierno de Canarias. Uno de los cambios más notables ha sido el pasar del contacto entre los judokas, a través de las distintas llaves, reemplazandolo por una serie de actividades que fomentan los valores que comparte este ancestral deporte como son el compañerismo, la amistad y el respeto entre los jóvenes. 

Para los pequeños ha sido un mundo, pero su entrenador siguió impartiendo sus clases en las instalaciones metropolistas en su horario habitual de lunes a viernes. En este primer encuentro, importante para el desarrollo y motivación de los pequeños valores, el objetivo era medirse con jóvenes de otras entidades.

“Han visto que hay otros niños”, puntualizó Néstor González para añadir que “con esto les dimos la posibilidad de medirse e intercambiar llaves con jóvenes con los que no tengan tanta química o horas de entreno”, admitió satisfecho después de reunir a cerca de 70 chicos en la sala ‘Chano Suárez’ del CN Metropole.