Noticias

«La natación española necesita salir a flote urgentemente. Se requiere para ello la apertura inmediata de las piscinas en la Fase 1 de la desescalada planteada por el Gobierno de España debido a la crisis del COVID-19, y la revisión del injustificable aforo actual de un nadador por calle en el uso deportivo de las piscinas en la Fase 2. Hablamos de nuestros 70.000 federados, integrados en más de mil clubes deportivos, y de un colectivo de más de un millón de practicantes de la natación en España que hacen uso de las piscinas para la práctica deportiva saludable y también para el aprendizaje de la natación».

Las palabras anteriores pertenecen a Fernando Carpena, presidente de la Real Federación Española de Natación (RFEN), y que aparece en la imagen superior, es quien ha vuelto a manifestar del mundo de la natación, no sólo de competición, con el trato que le está dispensando el Ministerio de Sanidad a la hora de aplicar sus diferentes medidas en las denominadas fases de desescalada, lo que está afectando a las distintas modalidades que pertenecen a la federación, como el waterpolo, los saltos, la artística, etcétera.

En un comunicado emitido por la RFEN se recoge que «es de vital importancia para la viabilidad de los clubes que se establezca un uso menos restrictivo de las piscinas para los federados y practicantes, devolviendo con ello el motor económico que permitirá a las entidades deportivas su recuperación y, por ende, evitar su desaparición».

El informe oficial del Consejo Superio de Investigaciones Científicas (CSIC) del 5 de mayo DE 2020 sobre el agua tratada de las piscinas es concluyente en cuanto a la nula transmisión del coronavirus en las mismas.

En opinión del presidente de la RFEN, Fernando Carpena, “resulta necesaria y urgente la reapertura de las piscinas en Fase 1, y en las condiciones de seguridad y aforo equiparables al resto de disciplinas deportivas que ya se están practicando.  La regulación actual es a todas luces inapropiada, por lo que nos consideramos desasistidos y en condiciones desiguales al resto de los deportes, ya está científicamente acreditado que nuestra actividad implica menos riesgos que otras. Lo cierto es que el grueso de la natación está todavía en dique seco».

 

Puede leer el comunicado al completo en este enlace: https://rfen.es/es/posts/news/311288