Actualidad

La tormenta que desató a mediados de marzo de este año la irrupción del Coronavirus Covid-19 aún parece lejos de frenar su virulencia y el mundo del deporte, ya sea competitivo o no, lo ha sufrido en gran medida. Hoy en día se ponen en marchas distintas medidas y se anuncian protocolos de actuación de ámbito nacional, regional e incluso por ciudades.

La Real Federación Española de Natación, cuyo presidente, Fernando Carpena, está muy activo en la búsqueda de soluciones ante el Consejo Superior de Deportes (CSD) no para de ofertar propuestas para que el Covid-19 se mantenga lejos de actividades tales como el waterpolo, la natación artística, los saltos de trampolín o la natación en sus variantes de piscina y aguas abiertas.

Ya las diferentes selecciones españolas han comenzado a competir en varios campeonatos reducidos y los resultados han sido satisfactorios. En Gran Canaria, varios clubes como el Aguacan o el CN Las Palmas han ido también introduciendo a sus deportistas en el día a día de los centros deportivos.

Uno de esos clubes, el Metropole, decano de la natación canaria, prepara desde hace más de dos meses su posible participación en el Campeonato de España Absoluto de Invierno en piscina de 25 metros, que debe celebrarse a partir del 20 de noviembre de este año, al que acudirá un nutrido grupo de metropolistas. La sede designada es la Piscina Gaetá Huguet, en Castellón y se nadarán 44 pruebas.

Rodolfo Martín es el entrenador del primer equipo del Metropole y trabaja con otros técnicos como Carlos Leñador, Juan Sánchez, Pedro Pérez o Héctor Martín. Todos ellos tratan de inculcar a sus pupilos las diferentes normas que rigen en la entidad metropolista en la lucha contra el Coronavirus Covid-19.

En lo que respecta a los entrenamientos, a los que se accede con reserva horaria en las diferentes piscinas, de manera coordinada con el equipo técnico, se ha optado por desplegar el ‘modo burbuja’ donde un grupo de nadadores inician sus sesiones por una calle que está en el extremo de la piscina y el otro, en la parte más alejada. Esa medida, unida a la distancia social de dos metros, contribuye a reducir los riesgos, que nunca son equivalentes a cero.

Para el primer entrenador metropolista, el escenario de trabajo «es el mejor que podemos tener en estos tiempos tan complicados. Aunque siempre existen pequeñas incidencias, hemos sido muy afortunados porque nuestros deportistas están muy concienciados de cómo deben entrenar cada día. Durante los meses en que estuvimos confinados en casa, intentamos que, en la medida de lo posible, no perdiesen la forma física, aunque está claro que el nadador necesita el agua como elemento indispensable de trabajo. Ahora vamos viendo que las marcas ya se van acercando a los tests que teníamos antes del 14 de marzo».

Por otro lado, cabe resaltar la Real Federación Española de Natación ha emitido un informe de prevención donde se recogen indicaciones como estas:

– En situaciones de ejercicio físico la distancia aconsejada cuando existen momentos de hiperventilación (respirar mayor número de veces y con una mayor intensidad) sería de entre 5 y 6 metros con los compañeros.

 

– Después de finalizar los entrenamientos se debe evitar coincidir con otros participantes, estableciendo un margen de tiempo suficiente para realizar las tareas de limpieza o desinfección.

 

– No compartir bebidas, ni botellas de agua, así como todos aquellos utensilios de uso personal (móvil, tablets, bolsas de deporte, etc.).

 

– Establecer una secuenciación en la programación de las sesiones. En el caso de los deportes de equipos iría desde individual física, técnica, mini grupal física, técnica, táctica, a pequeños grupos física, técnica, táctica, hasta poder entrenar todo el grupo, sin contacto, y si la situación lo permite con él.

 

– Ser muy cuidadosos con los tratamientos médicos y fisioterápicos a aplicar a los deportistas.

 

– Mantener un estricto control médico de cada deportista.

A nivel de competición cabe aplicar todo lo anterior de la esfera individual y colectiva preventiva y, además:

 

– Eludir saludos y muestras de afecto, por otras fórmulas de contacto.

 

– Controlar el mantenimiento de la higiene y desinfección de las instalaciones y de los implementos necesarios para la práctica deportiva de manera escrupulosa.

 

– Evitar coincidir físicamente con el otro equipo u otros deportistas en la llegada y salida de las instalaciones

 

Máxima precaución. Ante la vuelta a las tareas escolares, la dinámica de los entrenamientos variará en su horario, pero, sobre todo, Rodolfo Martín trata de incentivar entre sus pupilos que tengan la mayor precaución en los detalles más cotidianos, puesto que el efecto contagioso del Covid-19 puede influir en todo el grupo de entrenamiento y con quienes se relacionen.

Distancia social en el entorno más seguro. Aunque parece estar demostrado, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que las piscinas constituyen uno de los entornos más seguros para realizar deporte en contacto con otras personas, en el CN Metropole se insiste una y otra vez en mantener la distancia social como arma de prevención.

FOTOGRAFÍA: En esa imagen tomada la pasada semana en la Piscina Quique Martínez del club decano aparecen Jorge de Ramón, Luis Ojeda, Ángel Santana, Michael Ledda, Lúa Otero, Andrea Santana, Louka Van Houke, Saúl Santana, Marcelo Ribero, Cristina Jiménez, Sebastián Vargas, María Quintana, Raúl Zurita, Winema Suárez, Mateo González, Sergio Ortega, Selena Durán, Niklas García y Óscar Díaz.