Saltos

La tensión, las ganas de hacerlo bien en la primera competición de la Red Bull Cliff Diving World Series y el objetivo situarse en el podio, cargaron de responsabilidad al saltador del CN Metropole, Carlos Gimeno. En Boston, los vuelos de los 24 clavadistas (12 hombres y 12 mujeres) llenaron el cielo de la ciudad con tráfico aéreo. 

Nuestro representante, enfundado con el bañador metropolista, volvió a repetir uno de sus característicos saltos: parado de manos con varias volteretas mientras caía de lo alto del Instituto de Arte Contemporáneo. El salto del deportista grancanario le permitió sumar un total de 368.80, que lo situaron, de manera provisional, en el primer puesto de la clasificación. 

El clavadista realizó un salto de enorme complejidad, que le aseguró una buena puntuación. Los nervios del primer vuelo desde una gran altura (27 metros) y la fuerte inercia con la cayó e hizo entrada en el agua del puerto de Boston -tuvo que frenar levantando los brazos a modo de paracaídas-, le hicieron acabar en el séptimo puesto, eso que su pirueta fue bien valorada por los jueces de la competición -110.40-.