Actualidad

El histórico encuentro de la Segunda División Nacional, por la hora en la que se disputó el partido (07.00 horas), entre el CN Metropole y el CDW Málaga no defraudó. Los pupilos de Carlos Roberto Santana llegaron con ganas de resarcirse después de la derrota sufrida la semana pasada ante el Navarra B y lograron llevarse una apretada victoria al final (12-11), que les otorgan una ventaja del partido de vuelta por el noveno puesto.  

La contienda comenzó con un primer lanzamiento de Javier Suárez con la derecha que se coló de manera violenta en la portería rival (1-0, minuto 2). La escuadra grancanaria defendió con ganas cualquier acometida del equipo malagueño y en ataque se mostró contundente con un tercer lanzamiento, que se tradujo en el segundo gol de nuestros representantes. Aunque, los visitantes también tuvieron oportunidades y lo aprovecharon  (2-1, minuto 4). Por momentos el combinado rival se mostró más peligroso que los de rojo y oro y eso fue debido a las ocasiones y al mayor control de la posesión, pero nuestros waterpolistas apretaron y se encontraron con los palos. 

A los metropolistas les costó acertar al inicio de la segunda parte, donde se encontraron con dificultades para ver la portería rival, por una buena defensa del CDW Málaga, mientras los nuestros sufrieron en la zona defensiva. La igualdad era máxima y el guardameta local se convirtió en un actor principal por sus dos penaltis, que fueron atajados para alegría de todos los presentes. Esto impulsó a los jugadores de Carlos Roberto Santana, que se vinieron arriba y, por medio de Víctor Pérez y Pablo Reina, ampliaron la renta en la recta final (4-1, minuto 16). 

El festival anotador siguió en el tercer período con el CN Metropole transformando un penalti y el rival haciendo lo propio por una buena jugada que, a pesar del buen planteamiento defensivo del cuadro local, encajaron un tanto (5-2, minuto 17). Nuestros waterpolistas se encontraron cómodos con la salida del sol y los goles fueron cayendo por medio de Víctor Trujillo, Javier Suárez y Víctor Pérez (8-2, minuto 19). Los de rojo y oro fueron un auténtico puñal por las bandas y sacaron provecho de sus acciones al contraataque (10-4, minuto 20). Aunque también encajaron dos goles seguidos, los grancanarios continuaron se repusieron e hicieron gala de su solidaridad en las acciones ofensivas con un buen intercambio de pases (10-5, minuto 24). 

La última parte continuó con los metropolistas cegados por el esfuerzo realizado en los primeros 20 minutos y eso repercutió en nuestros representantes, quienes recibieron tres tantos (10-8, minuto 26). Los de rojo y oro se diluyeron y el cuadro malagueño fue acercándose peligrosamente en el marcador. Con las energías cargados, nuestros waterpolistas lograron anotar después de varios minutos, pero los deportistas rivales replicaron (11-10, minuto 28). En los últimos dos minutos los locales exprimieron al máximo su tiempo de posesión y lograron marcar un tanto y recibir otro (12-11, minuto 32) en unos segundos de infarto. Finalmente, el cuadro grancanario hizo historia por la victoria conseguida en un encuentro que se disputó a primera hora de la mañana y con un amanecer que sonrió al conjunto local.